Blog Articles

Educación híbrida: Qué es y por qué deberías probarla

Educación híbrida
aprendizaje activo
tecnología de la educación

Las instituciones educativas llevan cientos de años funcionando según el mismo modelo. Muy poco ha cambiado funcionalmente desde que los estudiantes se sentaban en filas en instituciones de una sola sala, recitando frases en latín y escribiendo en pizarras.

Sin embargo, en los últimos años, las instituciones educativas de todo el mundo han recurrido a la tecnología educativa para romper ese modelo educativo tradicional.

Los profesores y los alumnos disponen ahora de abundantes herramientas en línea, pero con el aumento del número de alumnos por clase y la reducción de los presupuestos, encontrar formas eficaces de aplicar la tecnología puede convertirse en un reto.

La idea de la educación híbrida surgió como una forma flexible y sencilla de incorporar la tecnología a cualquier aula sin añadir demasiado al ya abarrotado plan de estudios.

Si quieres saber más sobre el uso del aprendizaje mixto en tu aula, sigue leyendo.

 

¿Qué es la educación híbrida?

Probablemente hayas oído alguna vez el término «educación híbrida» o «enseñanza híbrida». Técnicamente hablando, la enseñanza híbrida combina el aprendizaje en línea con la instrucción tradicional para guiar a los estudiantes a través de un itinerario de aprendizaje establecido.

Dicho de otra manera, supone utilizar una herramienta en línea que da a tus estudiantes un control adicional sobre lo que aprenden en tus clases. El objetivo es crear una experiencia más atractiva, eficaz y personalizable para cada estudiante.

Para que se considere enseñanza híbrida, un plan de estudios debe incluir tres cosas:

  • Componentes de enseñanza tradicional en un aula con un docente

  • Componentes de aprendizaje en línea en los que el estudiante tiene cierto control sobre el ritmo, el lugar, el contenido o el tiempo

  • La no repetición de contenidos/lecciones entre las sesiones en línea y las tradicionales

Este último punto es el que separa la enseñanza híbrida de otras formas de uso de la tecnología en el aula. En los modelos de enseñanza mixta, cada lección, ya sea en línea o en el aula, tiene un nuevo objetivo de aprendizaje para el estudiante.

Qué no es la educación híbrida

Un error habitual es pensar que cualquier uso de la tecnología dentro o fuera del aula puede considerarse aprendizaje mixto, y esto no es cierto.

Hacer que tus alumnos escriban su redacción en Google Docs en lugar de en papel, o darles una lectura en línea en lugar de un folleto, no es enseñanza mixta.

Del mismo modo, pedir a tus alumnos que completen una lección sobre la fotosíntesis en casa y luego cubrir ese mismo contenido en el aula no es enseñanza mixta, porque la lección en el aula y la lección en línea están logrando el mismo objetivo de aprendizaje.

En cambio, la enseñanza mixta utiliza las herramientas disponibles en línea, como las simulaciones, para desarrollar lecciones que no pueden reproducirse en un entorno de clase tradicional, proporcionando, en última instancia, una educación a medida para cada estudiante.

¿Por qué debería probar la educación híbrida en mi clase?

Cada alumno aprende de una forma, tiene distintas fortalezas y debilidades y procede de un entorno diferente. Por ello, el modelo tradicional «de talla única» hace que algunos estudiantes tengan un rendimiento bajo a pesar de tener una capacidad igual o incluso superior para comprender el material.

Esto resulta frustrante para los educadores y desalentador para los estudiantes, pero al tener gran número de alumnos, planes de estudio sobrecargados y tiempo limitado, los docentes no pueden hacer gran cosa al respecto.

La enseñanza mixta permite a los profesores la libertad de ofrecer un elemento de personalización a cada estudiante sin sacrificar el tiempo o el contenido. Dependiendo del modelo, los estudiantes tienen diversos grados de control sobre dónde y cuándo completan las sesiones de aprendizaje en línea, así como sobre la rapidez con la que avanzan en el material.

Los estudiantes tienen la libertad de permanecer en un tema hasta que lo dominen, y de personalizar su educación para adaptarla a su propio estilo. Como resultado, los estudiantes son capaces de participar más, de tener una comprensión más clara del contenido y, con suerte, de rendir más en clase.

En resumen, la enseñanza mixta es una forma fácil y eficaz de que los docentes rompan el enfoque estándar de una educación generalizada y enseñen según el estilo de aprendizaje de cada estudiante.